lunes, 1 de septiembre de 2014

Ejercicios fáciles para hacer mientras trabajas

Si no te alcanzan las 24 horas el día para reservarte un tiempo para hacer ejercicio físico, mientras estás trabajando en la oficina también puedes ejercitar.

Está claro que con todas las responsabilidades de hombres y mujeres, el trabajo, el estudio, la casa, etc. te excusas con que el tiempo no te alcanza.

Sin embargo hoy vas a conocer algunos de los más fáciles ejercicios para hacer mientras trabajas en la oficina:

Llegas a la oficina y enciendes tu ordenador. Mientras esperas puedes hacer ejercicio cardiovascular unos minutos antes de sentarte a trabajar con unos simples movimientos con saltos. Solo 5 altos mientras esperas que tu ordenador cargue.

Cuando te levantas par ir al baño aprovecha para hacer sentadillas. 10 sentadillas cada vez que vas al baño y regresas.


Ya te sentaste para trabajar, entonces vas a movilizar las piernas. Extiende una pierna ejerciendo la fuerza con los muslos. Mantén la pierna estirada y sin apoyarla unos 15 segundos, luego apóyala y repite con la otra pierna. A medida que avances mantén la posición elevada durante 30 segundos.

Si trabajas en tu oficina sentado o sentada también puedes trabajar los glúteos. Contrae los glúteos y mantenlos apretados 10 segundos y luego descontráelos.

Has varias veces este ejercicio mientras trabajas.  Cuantas más veces realices este ejercicio durante las horas de trabajo mejores serán los resultados.

Coloca un banco pequeño debajo del escritorio. Extiende las dos piernas y apóyalas sobre el banco. Lleva los brazos por detrás de la cabeza ejerciendo fuerza con los abdominales.

Evita mantenerte siempre sentado/a, levántate de la silla cada 10 o 15 minutos. El solo hecho de levantarte caminando hacia al baño o a conversar unos minutos con un compañero de trabajo ya estarás ejercitándote.

Por supuesto no es comparable el ejercicio que puedes realizar en la oficina con los ejercicios que te permite un gimnasio o al ejercitar al aire libre, pero si permaneces muchas horas dentro de una oficina y no tienes tiempo para ir a un gimnasio, no existen excusas par no poder movilizarte y ejercitar.

Aunque te parezca poco siempre es mejor que mantenerte inmóvil durante las horas de trabajo.

Por otro lado aquí también podrás leer otros ejercicios que puedes tener en cuenta y adaptarlos para hacer durante las horas de trabajo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario