miércoles, 22 de enero de 2014

Cómo hacer para no tener efecto rebote con las dietas

Estás por comenzar una dieta, pero todavía no te decides por ninguna, seguramente temes engordar luego de terminarla y es por ello que quieres saber Cómo hacer para no tener efecto rebote con las dietas.


El efecto rebote es el que se presenta después de hacer una dieta ineficaz para bajar de peso, ya que al terminarla vuelves a engordar los kilos que bajaste o incluso aumentas más del peso inicial.




Cómo hacer para no tener efecto rebote con las dietas, para que al terminar tu dieta puedas sostener a largo plazo el peso perdido.


Si no sabes elegir correctamente el plan alimenticio, este efecto también llamado “yo yo”, se presentará más de una vez, porque al haber vuelto a engordar comenzarás una nueva dieta obteniendo el mismo resultado. De esta manera entras en un círculo vicioso, adelgazando y engordando sucesivamente.


No obstante todo ello puede ser evitado si prestas atención a las causas del efecto rebote:


Su principal causa es el haber llevado a cabo una dieta extremadamente restrictiva, es decir de muy bajas calorías. Con este tipo de dietas bajarás muy rápido de peso, pero así de rápido también vas a recuperar ese peso perdido.


Al restringirte en las comidas tendrás que soportar sus efectos secundarios como la depresión, la angustia, el cansancio, la fatiga y el aburrimiento por no haberte nutrido correctamente variando la alimentación.


Todos estos efectos adversos te llevarán a regresar a tus malos hábitos y por ende consumirás más comida de la que necesitas.



Al haber entrado en depresión y angustia por la falta de ingesta de nutrientes, dará por resultado el efecto rebote.


Pero Cómo hacer para no tener efecto rebote con las dietas?


Si has cometido el error de comenzar una dieta restrictiva, una vez que ya la has terminado regresa a una alimentación saludable. De a poco incorpora todos los nutrientes que te han faltado durante el tiempo que te llevó hacer esa dieta.


Haz un desayuno dietético pero nutritivo, por ejemplo un té o café con leche desnata acompañada de dos rebanadas tostadas de pan integral untadas con queso blanco desnatado.


A la hora del almuerzo come una ensalada abundante de vegetales y frutas como postre.


En la cena come carne para incorporar proteínas y una ensalada de hortalizas y vegetales cocidos.


Recuerda que debes hacer dos colaciones para que puedas controlar la ansiedad y merienda con comidas similares a las del desayuno.


El ejercicio físico es importante porque es una forma adecuada para equilibrar las calorías que consumes con las que gastas. Haz ejercicio físico a diario.


S quieres un ejemplo de dieta, lee: dieta enzimática para adelgazar sin efecto rebote.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario