viernes, 4 de octubre de 2013

Perder peso con la dieta asiática

Puedes Perder peso con la dieta asiática y cambiar tus hábitos cotidianos en cuanto a la alimentación, pues se trata de otra de las tantas dietas que te prometen el descenso de peso pero con una reeducación alimenticia.


Perder peso con la dieta asiática incorporando sobretodo la carne de pecado, una gran cantidad de vegetales y cereales.




Si bien también puedes leer: consejos para hacer una dieta baja en grasas, te voy a dar datos sobre la dieta asiática y sus características.


Se caracteriza por tratarse de un plan de alimentación oriental que solo te aporta el 10% de grasas totales de calorías.


Estas grasas las incorporarás a partir del consumo de semillas, frutos secos y carne de pescado, dado que el aceite se incorpora en mínima cantidad.


Además de ello te aporta nutrientes como las fibras provenientes de vegetales que a su vez solo te aportarán grasas sanas tal como las algas y los cereales integrales.


Se basa en el consumo de pescado como uno de lo alimentos que te aportará proteínas, pero los huevos son incluídos en mínima proporción e comparación con otros nutrientes.



De hecho en la dieta asiática, las proteínas de origen animal se reemplazan por las de origen vegetal, por ejemplo a partir del tempeh, el tofu y la leche de soja.


Un ejemplo de esta dieta que puedes tener en cuenta es la siguiente:


Desayuna un té verde junto a pan integral y tofu (solo una rebanada) y una fruta cítrica.


Almuerza una sopa de miso, una porción de arroz integral con brócoli y champiñones (las verduras cocidas al vapor), condimenta la porción de arroz con salsa de soja y come un fruta fresca como postre y un té verde.


En la merienda bebe una leche de soja y come dos galletas de arroz integral.


Cena una sopa de miso, pescado cocido al vapor junto a una ensalada de pepino, brotes de soja, zanahoria rallada y repollo colorado condimentada con salsa de soja y luego un té verde.


Perder peso con la dieta asiática puede ser una buena opción para que cambies tus hábitos cotidianos de alimentación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario