martes, 14 de agosto de 2012

Saltarse la cena para adelgazar es un gran error

Saltarse la cena para adelgazar es un gran error Es común que las personas, cuando están a dieta, decidan saltarse la cena o alguna otra comida principal, ignorando que con esta costumbre no hacen más que provocar el efecto contrario al deseado.


El error de dejar de cenar


Dejar de cenar constituye, sin dudas, un gran error porque al contrario de lo que muchos pueden llegar a pensar, en vez de ayudar a bajar de peso, es un hábito que colabora a ganar kilos de más.



Si bien a corto plazo puede que usted llegue a perder unos pocos gramos, dejar de cenar hace que con el tiempo su cuerpo engorde. Al eliminar una comida principal, el organismo se pone en alerta, almacenando las reservas de grasa como forma de prever alguna escasez.


Al mismo tiempo, saltarse la cena trae aparejados efectos negativos en la salud de las personas, como un riesgo mayor de padecer obesidad e incluso diabetes.


Por ese motivo, es importante que usted sepa que al dejar de cenar aumenta la producción de insulina en el organismo, lo cual hace que el cuerpo precise de una mayor cantidad de alimentos para lograr saciarse. Y, en definitiva, usted sentirá mucho más hambre a la hora del desayuno.


Por supuesto que el hecho de no cenar un día no influye en nada, pero sí lo hace cuando esto se torna en una costumbre. Tenga en cuenta que una cosa es comer algo ligero en la cena y otra muy distinta es irse a dormir sin haber comido nada.


De modo que si usted está buscando bajar de peso, nunca debe optar por dejar de cenar sino más bien comer cenas ligeras por lo menos dos horas antes de irse a la cama.


Efectos sobre el metabolismo


Resulta fundamental que usted sepa que saltarse la cena acarreará ciertos efectos sobre el metabolismo. Al ingerir menos alimentos de los que el cuerpo precisa, el metabolismo comienza a acostumbrarse a trabajar más lentamente, costándole mucho más quemar calorías y grasa. Esa es la razón por la cual aquellas personas que han adoptado la costumbre de saltarse las comidas, les cuesta mucho bajar de peso.


Qué cenar.


Para una alimentación equilibrada, usted debe saber que comer un yogur o una manzana no es una cena ligera. Lo más aconsejable es incorporar proteínas a la dieta, a través del consumo de pescado, carne o huevos, acompañadas de verduras o legumbres, además de una fruta o un lácteo desnatado para el postre. Por supuesto, la dieta debe ser equilibrada en el resto de las comidas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario