lunes, 6 de agosto de 2012

Riesgos de los alimentos light

Riesgos de los alimentos lightLa obsesión por adelgazar y la imagen corporal, muy común en los últimos tiempos, conduce al consumo en exceso de alimentos Light, lo cual incrementa el riesgo de sufrir desequilibrios nutricionales.



¿Los alimentos light sirven para perder peso?


Si bien en los envases de los alimentos usted puede leer palabras tales como "light", "sin azúcar" o "bajo en grasas", esto no quiere decir que sean adelgazantes. Para peder peso, recuerde que debe hacer una dieta equilibrada y ejercicio físico.No es necesario consumir alimentos light para rebajar el contenido energético de la dieta. Las calorías que aportan al organismo son inferiores a las de los alimentos convencionales, pero esto no significa que sean adelgazantes.


La disminución en el aporte energético de los alimentos suele Light dependen pura y exclusivamente de la reducción o reemplazo de los hidratos de carbono y de las grasas, a través por ejemplo de edulcorantes y sustitutivos de grasas.


Lo cierto es que si se abusa del consumo de este tipo de alimentos, se pueden obtener resultados adversos a los deseados, pudiendo llegar a implicar un aumento de peso. Incluso, en ocasiones, su valor energético es mayor.


Riesgos de los alimentos light


El abuso en el consumo de los productos Light, incrementa los riesgos de desequilibrios nutricionales y alteraciones en el estado de salud de las personas que los consumen. Vale aclarar que tanto las grasas como los azúcares representan nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo. De modo que si se consume en exceso alimentos bajos en calorías, usted puede correr el riesgo de padecer una carencia de nutrientes esenciales.


La grasa desempeña importantes funciones en el organismo, ya que es vehículo de ácidos grasos esenciales y de vitaminas liposolubles o solubles en grasa. Al tiempo que si se consume pocos hidratos de carbono, también puede afectar el funcionamiento normal del organismo. Esto ocurre cuando se suprimen o reducen al máximo alimentos ricos en hidratos de carbono, como es el caso de  los cereales y sus derivados, frutas y verduras, legumbres y dulces.


La situación se suele complicar si, a la limitación en el consumo de alimentos convencionales, se le añade la ingesta de alimentos "sin azúcar". Esto podría llegar a provocar la pérdida de otras reservas de energía del cuerpo, debido a que el organismo las utilizaría como fuente de energía como producto de la carencia de hidratos de carbono, considerado el combustible energético principal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario